Médicos en cirugía articular y artroscopia en Puebla

Contar con la ayuda de médicos en cirugía articular y artroscopia en Puebla como el Dr. Paulo César Guevara Rosales, es de mucha ayuda si se considera la amplia lista de factores que pueden provocar daños en nuestras articulaciones, algunos de los cuales son inevitables y que vale la pena que conozcan.

Factores de riesgo de sufrir lesiones en articulaciones

Las articulaciones, básicamente, son aquellas partes de nuestro cuerpo que posibilitan el movimiento: si caminamos, bailamos, corremos, saltamos, cargamos objetos o practicamos algún deporte es gracias al conjunto de articulaciones que conforman nuestro sistema musculoesquelético.

Se trata de zonas de conexión y pueden entenderse también como estructuras que están formadas por los extremos de dos huesos, entre los cuales hay un cartílago y otras estructuras, como meniscos, líquido sinovial y ligamentos que proporcionan estabilidad.

Ahora bien, al igual que cualquier otra parte del cuerpo, las articulaciones son propensas a sufrir daños ya sea por traumatismos o por desgastes derivados del envejecimiento, razón por la que es importante cuidar de las articulaciones, así como contar con el respaldo de médicos en cirugía articular y artroscopia en Puebla en caso de que llegue a presentarse algún inconveniente.

médicos en cirugía articular y artroscopia en Puebla

Desgraciadamente, la prevalencia de dificultades tanto degenerativas como traumáticas va en aumento si se consideran las condiciones actuales con las del pasado: por un lado son cada vez más los usuarios de medios de transporte, como vehículos, motocicletas y bicicletas y practicantes de deportes de alta demanda física, tanto amateurs como profesionales que son propensos en mayor riesgo de sufrir accidentes de tránsito, golpes, impactos, caídas, entre otra lesiones que requieren atención de estos especialistas.

Por otro lado, las expectativas de vida de la población han aumentado, lo que se traduce en más personas que logran superar los 70 años y, por ende, están en riesgo inevitables de presentar lesiones degenerativas en las articulaciones. Con respecto a los problemas derivados del desgaste, los especialistas señalan que después de los 40 años es cuando comienzan a aparecer los problemas articulares, ya sea en rodillas, caderas, muñecas, hombros, columnas, etcétera.

En relación con los factores riesgo que predisponen a las personas a presentar problemas en sus articulaciones, son diversos, aunque, entre los más notables, pueden mencionarse:

  • La obesidad (que desgraciadamente es cada vez más común en nuestro país desde edades tempranas).
  • Actividades como cargar grandes pesos de manera rutinaria y sin el uso de equipo de protección adecuado.
  • Mala nutrición.
  • Realizar movimientos repetitivos.
  • Ejercicio en exceso

Pese a la variedad, todos estos factores se pueden agrupar en dos categorías: los genéticos y los ambientales; en estos últimos es posible intervenir de modo que pueda evitarse o al menos retrasarse la aparición de síntomas de daño en articulaciones.

Lo mejor que pueden hacer las personas para evitar la mayoría de los inconvenientes señalados es cuidar de sus articulaciones, así como adoptar medidas de prevención relacionadas con la forma en que se mueven, con su alimentación, sus hábitos de conducción, etcétera. De esta manera es posible evitar la mayoría de las afecciones que pueden acontecer en las diversas articulaciones, o retrasar su aparición por desgaste.

Desgraciadamente son muy pocas las personas que toman en consideración dichas medidas por lo que para ellas lo conveniente es considerar la aplicación de ciertos tratamientos en caso de que lleguen a presentarse los primeros signos de dolor en sus articulaciones. Tales tratamientos pueden agruparse en quirúrgicos y en no quirúrgicos.

En los no quirúrgicos cobra importancia crucial la reeducación muscular, postural, la rehabilitación física, los tratamientos basados en el fortalecimiento del sistema musculoesquelético y la aplicación de medicamentos para aliviar el dolor. Se trata de métodos de mucha ayuda para evitar recurrir a los tratamientos quirúrgicos y tienen muy buenos resultados en los padecimientos leves.

Cuando ya hay lesiones de gravedad que alteran la capacidad motriz de las personas, así como su calidad de vida, la única opción es someterse a cirugía con un especialista, ya sea para solucionar la causa del problema o para evitar que esta derive en complicaciones. El tipo de cirugía dependerá de la zona y tipo de la lesión y puede ser tradicional o mínimamente invasiva.

Muchos sienten temor cuando se les recomienda la cirugía para tratar alguna anomalía en sus articulaciones, como la artrosis, sin embargo, deben saber que en la actualidad existen opciones que no son para nada agresivas y que han mostrado ser sumamente efectivas para atender una gran variedad de problemas articulares derivados del desgaste y el traumatismo entre las cuales destaca la artroscopia, un método revolucionario de mínima invasión que se emplea para tratar afecciones ubicadas en el interior de las articulaciones.

Gracias a este método, los cirujanos pueden observar el interior de las articulaciones en su totalidad con ayuda de un instrumento diminuto conocido como artroscopio, el cual está conectado a una pantalla a través de la que es posible ver la lesión y atenderla de manera detallada. Con las artroscopias pueden tratarse desde rodillas hasta caderas, columna y hombros, y son suficientes unas pequeñas incisiones para la introducción del dispositivo y de los instrumentos necesarios para cortar, extirpar, y cauterizar.

En definitiva, esta y otras técnicas mínimamente invasivas son sumamente ventajosas, por lo que no deberían de sentir pavor, además se hace uso de anestesia para evitar las molestias durante el procedimiento. De igual manera, la estancia es mucho menor si se compara con la requerida en las cirugías abiertas e incluso es posible que puedan salir de la clínica una vez terminado el proceso.

La recuperación también es mucho más rápida, implica menos dolor, y las complicaciones se reducen considerablemente; además las cicatrices no lucen antiestéticas debido a que se realizan en áreas estratégicas y a sus pequeñas dimensiones. No es de extrañar por ello que este procedimiento sea adoptado actualmente por todos los médicos en cirugía articular y artroscopia en Puebla incluido el Dr. Paulo César Guevara Rosales.

¡La mejor artroscopia articular en Puebla la hallarán con el Dr. Paulo C. Guevara Rosales!

¿Necesitan el respaldo de uno de los mejores médicos en cirugía articular y artroscopia en Puebla? No duden entonces en contactar con el Dr. Paulo César Guevara Rosales, el cual cuenta con amplia experiencia aplicando este tratamiento novedoso, así como un amplio historial de clientes satisfechos con sus servicios.

Si desean conocer más detalles sobre los procedimientos que el Dr. Paulo Guevara pone a su disposición, no duden en contactarlo a través de los teléfonos (222) 215 2123 y (222) 617 3965, para atención de urgencias estamos a su disposición al teléfono (222) 299 6483. Les garantizamos el mejor servicio en padecimientos ortopédicos y traumatológicos.