Cirugía articular y artroscopia en Puebla

En Joint Solutions del Dr. Paulo César Guevara González, ofrecemos tratamientos con cirugía articular y artroscopia en Puebla de primera categoría para la atención de pacientes que presentan diferentes tipos de afecciones que afectan su movilidad y calidad de vida. Gracias a la amplia experiencia y continua actualización del Dr. Guevara, nuestros pacientes disfrutan de la mejor atención para que logren reintegrarse a sus actividades cotidiana, permitiendo así a deportistas y personas con alta actividad física, recuperarse de lesiones producidas por las exigencias propias de su práctica.

Ofrecer información clara a nuestros pacientes sobre nuestras opciones de tratamiento es fundamental y por ello a continuación encontrarán algunas de las preguntas más frecuentes sobre los procedimientos de cirugía articular y artroscopia en Puebla resueltas.

¿Qué es la artroscopia?

Una artroscopia es un procedimiento quirúrgico empleado en el diagnóstico tratamiento de diferentes problemas en las articulaciones. A grandes rasgos consiste en insertar a través de una pequeña incisión una cámara de video de fibra óptica conectada a un conducto delgado para transmitir la imagen del interior del cuerpo a un monitor; mediante instrumentos quirúrgicos de un tamaño reducido se lleva a cabo las reparaciones necesarias de los daños articulares.

Este procedimiento permite eliminar la necesidad de incisiones de gran tamaño para visualizar los tejidos que han sufrido daños y su uso más frecuente es en la reparación de problemas en rodilla, hombro, codo, tobillo, cadera y muñeca. En caso de su aplicación como procedimiento diagnóstico, con la cámara de video se logran obtener imágenes detalladas de aquello que no se pudo visualizar a través de radiografías y otro tipo de estudios de diagnóstico por imágenes.

Mientras tanto, como procedimiento de tratamiento se aplica para reparación de cartílagos dañados o rotos, ligamentos rotos, cicatrices en articulaciones, fragmentos sueltos de huesos e inflamación de los revestimientos articulares.

A pesar de que se trata de un procedimiento considerado muy seguro y que las complicaciones son poco frecuentes, es importante considerar que al igual que cualquier cirugía, implica algunos riesgos. Los problemas que podrían presentarse con una artroscopia incluyen daño en los nervios o tejidos por la manipulación del instrumental dentro de la articulación, infección, formación de coágulos de sangre en piernas o pulmones cuando el procedimiento tiene una duración de más de una hora.

cirugía articular y artroscopia en Puebla

¿Qué preparación se requiere?

Para reducir estos riesgos es necesario prepararse de acuerdo con las indicaciones del cirujano definidas según la articulación por intervenir y su estado de salud. Generalmente las indicaciones incluyen evitar medicamentos y suplementos dietéticos que puedan aumentar los riesgos de sangrado y guardar ayuno de alimentos sólidos por lo menos ocho horas antes del procedimiento, esto según el tipo de anestesia que se vaya a utilizar.

También es importante que como parte de la preparación los pacientes se aseguren de contar con asistencia las primeras horas después del procedimiento por cuestiones de seguridad y que preparen todo para su regreso a casa, como prendas sueltas que resulten fáciles de usar después de la cirugía.

¿Qué anestesia se aplica?

El tipo de anestesia empleado puede variar según el procedimiento que se realizará. La anestesia local se inyecta debajo de la piel para el bloqueo del dolor en un área definida, aunque el paciente permanece despierto durante toda la artroscopia sintiendo únicamente una sensación de movimiento.

Por otro lado, la anestesia regional se coloca a través de una pequeña aguja entre un par de vértebras de columna lumbar para insensibilizar la parte inferior del cuerpo, aunque el paciente permanece despierto durante la cirugía. Por último, la anestesia general se coloca vía intravenosa y se emplea solamente cuando se decide que lo mejor es que el paciente no permanezca consciente durante el procedimiento.

Según el área por intervenir, se coloca al paciente boca arriba o de costado, en la extremidad por trabajar se pone un dispositivo de posicionamiento y, en su caso, podría hacerse un torniquete para disminuir la pérdida de sangre y contribuir a tener una mejor visibilidad en la articulación.

También se puede optar por la colocación de un líquido estéril para expandir el área disponible alrededor de la articulación. Una vez preparado el paciente, se hace una pequeña incisión para insertar la cámara y se realizan incisiones adicionales para las herramientas quirúrgicas según se necesite en el procedimiento. Gracias al tamaño de las incisiones, basta con un punto de sutura o dos para cerrarlas al finalizar la reparación.

¿Cuánto dura el procedimiento y cómo es la recuperación?

La duración de la artroscopia depende del área por intervenir y el tipo de reparación que se realizará, pero por lo regular dura aproximadamente una hora. Al finalizar se indican los cuidados que se deberán tener, como el uso de medicamentos para el alivio de dolor y reducción de inflamación, la colocación de un dispositivo de protección como férula o cabestrillo, o de apoyo, como muletas.

Además, se indican ejercicios de fisioterapia y rehabilitación para mejorar el funcionamiento de la articulación y reducir los riesgos de atrofia muscular. Transcurridos un par de días, por lo general, los pacientes logran retomar actividades ligeras, y tras algunas semanas podrá hacer actividades más extenuantes.

Es importante saber que el tiempo de recuperación no es igual para todas las personas y algunas podrían necesitar un periodo de recuperación y rehabilitación más largo. Para determinar el grado de recuperación se debe visitar al cirujano según lo acordado para las consultas de seguimiento, pero en caso de identificar alguna anomalía se deberá contactar al especialista de inmediato.

¿Qué es la cirugía articular?

La cirugía articular es un procedimiento quirúrgico empleado comúnmente para el reemplazo de una articulación y, por tanto, se indica a aquellos pacientes que a través de tratamiento conservador siguen padeciendo dolor articular y que, por las características de su padecimiento, no son candidatos para una reparación artroscópica. La cirugía de reemplazo articular es muy efectivo, pero es la última opción de tratamiento para pacientes con artritis avanzada de rodilla, cadera u hombro.

Con este tipo de cirugía se retira el cartílago desgastado en la articulación y en su lugar se coloca una prótesis de metal y plástico con una función similar a los tejidos naturales. Es gracias a los avances médicos que, actualmente, se emplean materiales que reducen los riesgos de rechazo del implante y se obtienen buenos resultados, permitiendo a los pacientes regresar a sus actividades normales, siempre y cuando se sigan las indicaciones de cuidado y rehabilitación después del procedimiento.

¿Cuándo se indica la cirugía de reemplazo articular?

La necesidad de una cirugía articular es determinada por las características del padecimiento. Como ya mencionamos, lo más común es que se utilice para tratar artritis avanzada, la que puede ser producida por artrosis, artritis reumatoide, lesiones articulares, fracturas, infecciones y necrosis avascular, entre otras afecciones que provocan daños en los cartílagos y en los extremos de los huesos interfiriendo en el movimiento de la articulación.

La primera opción para el tratamiento de estas afecciones son las medidas conservadoras, sin embargo, cuando resulta poco eficaz y el paciente continúa presentando dolor, inflamación y movilidad limitada, la cirugía articular puede ser una buena opción. Es importante mencionar que para someterse a este tipo de procedimiento es imprescindible contar con un buen estado de salud para poder recibir anestesia de manera segura y seguir el programa de rehabilitación posterior a la operación.

Para solicitar más información sobre la cirugía articular y artroscopia en Puebla para el tratamiento de diferentes afecciones y lesiones, contáctenos a los teléfonos (222) 215 2123 y (222) 617 3965. En Joint Solutions del Dr. Paulo César Guevara González con gusto los atenderemos y agendaremos una cita.