Sección de cadera y rodilla, Tratamiento, Factores de prótesis: Actas del Consenso Internacional sobre Infecciones Ortopédicas.

Pregunta 1: ¿El uso de componentes cementados o sin cemento en el momento de la reimplantación afecta el éxito del tratamiento de los PJI crónicos? En caso afirmativo, ¿cuáles son los antibióticos, la dosis y el cemento óptimos para maximizar la administración de antibióticos y las propiedades mecánicas del cemento?

Recomendación:
No hay evidencia que sugiera que el uso de componentes cementados o sin cemento en el momento de la reimplantación afecte la tasa de éxito del tratamiento de la infección. Sin embargo, el modo de fijación puede afectar la supervivencia del implante. La masa ósea y la calidad deben dictar la elección del implante y el modo de fijación durante la reimplantación. Si se utilizan prótesis cementadas, se debe considerar la adición de antibióticos, dirigidos hacia los organismos infecciosos, en el momento de la reimplantación.

Nivel de evidencia: consenso
Voto de los delegados: De acuerdo: 93%, en desacuerdo: 4%, Abstenciones: 3% (Super mayoría, Consenso fuerte)

Razón fundamental:
En la actualidad, se han reportado con buenos resultados las revisiones de 1 y 2 etapas para el tratamiento de las infecciones articulares periprotésicas de cadera y rodilla [1]. Independientemente del enfoque utilizado, el método óptimo de fijación del implante (cementado versus sin cemento) para el éxito del tratamiento de la infección periprotésica en el momento de la reimplantación no está claro. Cuando se trata de revisiones sépticas, el cirujano se enfrenta a 2 objetivos: erradicar la infección y lograr una fijación duradera [2]. La fijación del cemento tiene muchas ventajas, incluida la inmediata, independientemente de la calidad ósea, la capacidad de impregnar con antibióticos / antifúngicos y la capacidad de asegurar el injerto de impactación o grandes aloinjertos a granel [3]. Las desventajas incluyen hueso esclerótico o periarticular limitado que requiere tallos más largos con cementación en hueso esponjoso virgen más lejos de la articulación en cuestión. En caso de reinfección, la remoción sería técnicamente difícil con una alta morbilidad. Las ventajas de la fijación sin cemento incluyen el beneficio de la fijación biológica a largo plazo, la facilidad de extracción en caso de reinfección aguda con menor morbilidad y la modularidad para abordar por separado la fijación del implante, así como la restauración de la biomecánica [2]. La supervivencia general de los implantes en cirugía de revisión (aséptica y séptica) ha favorecido históricamente la fijación sin cemento [4, 5, 6, 7, 8, 9].
Sin embargo, la literatura no admite un método de fijación sobre otro con respecto a la tasa de curación de infecciones. Además, no hay datos que guíen la elección o la dosis de antibiótico que se utilizará en el cemento durante la reimplantación. El cuerpo de bibliografía sobre la técnica de fijación utilizada en el momento de la reimplantación en procedimientos de 2 etapas consiste en estudios retrospectivos de muy baja calidad, en un solo centro, y solo la mitad proporciona descripciones adecuadas del procedimiento de reimplantación y / o si se utilizó cemento ( Tabla 1).

Las definiciones de resultados exitosos, manejo de antibióticos después de la operación, dispositivos de administración de antibióticos adjuntos (perlas, aloinjerto, etc.) y otros aspectos del manejo quirúrgico fueron heterogéneos en diferentes estudios. Se han reportado datos heterogéneos similares para la revisión de 1 etapa, como se resume en una reciente revisión sistémica de George et al [2]. Hasta la fecha, no se ha realizado un ensayo controlado aleatorio para responder a esta pregunta. En general, las caderas sin cemento parecen ser el enfoque más común durante la reimplantación con buenos resultados clínicos (83-95% de resultados exitosos). Por el contrario, cuando se describe, la reimplantación de rodilla con componentes cementados es común con resultados comparables (76-93%, Tabla 1), pero la fijación sin cemento o híbrida está ganando popularidad [9].
Pocos estudios han investigado específicamente la presencia o ausencia de uso de cemento con tasas de curación de infecciones. Chen y cols. Exploraron los factores de riesgo de fracaso clínico después de la revisión de la artroplastia total de cadera (THA) en 2 etapas para la infección, y un análisis multivariado no demostró que la cementación estuviera asociada con los resultados [14]. Sánchez-Sotelo et al revisaron retrospectivamente 169 caderas con artroplastia infectada, y todas tuvieron reimplantación en 2 etapas para el tratamiento de un AAT infectado [37]. En la segunda etapa, el componente femoral se fijó con cemento óseo cargado de antibióticos en 121 caderas; Los componentes femorales restantes y todos los componentes acetabulares no tenían cemento. El método de fijación del componente femoral, ya sea con o sin cemento, no se correlacionó con el riesgo de infección, aflojamiento o falla mecánica en el seguimiento de 10 años. Los autores concluyeron que el método de fijación utilizado para el componente femoral durante la cirugía de reimplantación en 2 etapas debe basarse en la preferencia del cirujano por la fijación combinada con la evaluación del stock de hueso femoral [37].

2018 Oct 19. pii: S0883-5403(18)30811-8. doi: 10.1016/j.arth.2018.09.030. [Epub ahead of print]

Hip and Knee Section, Treatment, Prosthesis Factors: Proceedings of International Consensus on Orthopedic Infections.

Bori G, Kelly M, Kendoff D, Klement MR, Llopis R, Manning L, Parvizi J, Petrie MJ, Sandifort A, Sandiford NA, Stockley I.

 

A %d blogueros les gusta esto: